viernes, 29 de mayo de 2009

[aequus] A Calvino lo que es de Calvino



De la Agencia de Noticias ALC
SUIZA
Manuel Quintero


Ginebra, viernes, 29 de mayo de 2009 (ALC) - De una figura de dimensión universal, cuya obra y pensamiento continúan influyendo en la vida del mundo hasta nuestros días, era previsible que sus seguidores aprovecharan la fecha señera del medio siglo de su nacimiento para ofrecerle homenajes rayanos en la adulación.
Pero una exposición que está atrayendo a mucho público en esta ciudad, muestra un Calvino diferente del que muchas veces nos presentan sus partidarios y detractores, y posibilita dejar atrás las caricaturas y el mito y acercarse al hombre real en su circunstancia.
La muestra es fruto del empeño del Museo Internacional de la Reforma, cuya directora, Isabelle Graesslé, favorece una perspectiva que no busca defender ni acusar a Calvino, sino proponer, con el auxilio de documentos y testimonios, un inventario honesto de su obra.  
Hablar de Calvino cuando se cumplen quinientos años de su nacimiento exige colocarlo en su contexto histórico, señala la Dra. Graesslé, y la exposición 'Un día en la vida de Juan Calvino' permite que aparezcan las múltiples facetas de un hombre que ella califica a la vez de "genial y susceptible, tierno e insoportable".
La exhibición presenta, mediante una animación digitalizada, ocho momentos en lo que habría sido "un día ideal" de los muchos que pasó el Reformador en Ginebra.
Se inicia a las cuatro de la madrugada, cuando Calvino despierta para orar por primera vez en el día —una plegaria escrita por el mismo para profesar al levantarse.
El narrador cuenta que, en razón de su pobre salud, luego de orar Calvino regresaba sin demora a su lecho y un sirviente le traía una toalla tibia para aliviarle de sus dolores estomacales.
Tres horas más tarde, después de haber trabajado con su secretario a partir de las 05:00, encontramos a Calvino predicando en un culto sobre el libro de Job.
Calvino predicaba en la Catedral de San Pedro dos veces cada domingo y un día de la semana cada quince días.  Eran sermones de entre 35 y 40 minutos y Calvino hablaba lentamente para facilitar la tarea del estenógrafo que, a partir de 1549, tomaba notas detalladas de sus sermones.
El tercer pabellón muestra un episodio muy controvertido en la vida del Reformador: el juicio de Miguel Servet.  Popularmente se atribuye a Calvino la muerte en la hoguera del médico y teólogo aragonés.
Aquí Calvino interviene para esclarecer su papel en este hecho, y se le escucha diciendo:  "Mucha gente ignorante me han atribuido este juicio, como si yo fuera el instigador, cuando en realidad fue realizado por el Concilio, que es el poder judicial de esta ciudad.  No niego que Servet fue arrestado a petición mía.  Pero después de su convicción, es bien sabido que yo no pedí para él la pena de muerte".
El cuarto momento, a las 11:00 horas, presenta una animada y sabrosa discusión en el Consistorio entre una mujer de temple, Francisca Favre, y el propio Calvino, a propósito del baile —una práctica prohibida en la Ginebra calvinista, donde sus infractores eran condenados a tres días de prisión.
A las dos de la tarde, Calvino está ofreciendo una clase en el Auditorio sobre el capítulo 25 de Génesis.  Los lunes, martes y miércoles, en semanas alternas, Calvino enseñaba una hora sobre la Biblia, y a partir de 1549, hasta su muerte en 1554, concentró sus lecciones en el Antiguo Testamento.
A las cuatro, Calvino está ocupado en su correspondencia.  Fue un prolífico escritor de cartas, de las cuales se conocen unas 4.500, pero se calcula que una cantidad similar desapareció.  Calvino se correspondió con gente de todas las esferas: príncipes y princesas, líderes protestantes, discípulos y simples pastores de aldeas.
Dos horas después, Calvino está cenando con sus amigos.  Para aliviar sus padecimientos estomacales y frecuentes migrañas, se abstenía de ciertos alimentos.  Era, no obstante, un buen gourmet y, hacia el final de sus días, aceptó los consejos de su médico, Philibert Sarasin, y acompañó sus colaciones con una copa de vino.
El octavo y último pabellón nos muestra al Reformador diciendo sus oraciones a las nueve de la noche.  Calvino fue un hombre de una rica espiritualidad, siempre dispuesto a dar gracias por la misericordia de Dios manifestada en Jesucristo.
Esta magnífica exhibición estará abierta hasta el 1 de noviembre de 2009.  Una oportunidad excepcional para acercarse al conocimiento del Calvino real.

------------------------
Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC)



¡Obtén la mejor experiencia en la web!
Descarga gratis el nuevo Internet Explorer 8
http://downloads.yahoo.com/ieak8/?l=e1

__._,_.___
Ud. puede ver estas noticias y hacer sus comentarios en: http://aequusblog.blogspot.com/
Trabajamos para fortalecer el liderazgo de la Comunidad Evang�lica
SUMATE A LA CAMPA�A EN FACEBOOK
NO A LOS POLITICOS QUE SON MALOS PADRES
INGRESA A:
http://apps.facebook.com/causes/260665/51620837?m=cc366e79
Recent Activity
Visit Your Group
Give Back

Yahoo! for Good

Get inspired

by a good cause.

Y! Toolbar

Get it Free!

easy 1-click access

to your groups.

Yahoo! Groups

Start a group

in 3 easy steps.

Connect with others.

.

__,_._,___