domingo, 24 de mayo de 2009

GUATEMALA: Un Congreso con equilibrio espiritual

Prensa Libre.Por m. Marroquín, M. Fernández y K. Cardona
Casi el cien por cien de los parlamentarios al Congreso asegura que cree en Dios, bajo diferentes denominaciones, y aunque muchos no asisten a la iglesia, aseguran que la religión y su trabajo legislativo son parte de su vida diaria.
Prensa Libre entrevistó a 133 de 158 diputados que integran el Congreso, respecto de sus tendencias religiosas, y el resultado fue el siguiente: el 52.63 por ciento (70) dijo ser católico; 33.8 (45) por ciento, evangélico; 9.77 (13) por ciento confesó que solo cree en Dios, y el 1.5 (2) por ciento practica el sincretismo religioso (espiritualidad maya y otra religión).
A estos hay que sumar un mormón, un luterano y un ateo. "Siempre he asistido (...) Los principios mormones los vivo en familia", refiere Armando Paniagua, del PP.
Las respuestas de los congresistas al preguntárseles sobre sus creencias religiosas fueron muy diversas. Algunos se declararon católicos y evangélicos de nacimiento, mientras que otros contaron que se convirtieron en el camino.
Los más escépticos manifestaron que con ellos no van las religiones, y que se circunscriben a creer en un ser supremo llamado Dios. Anabella De León, del Partido Patriota, reconoce no ser muy religiosa, pero "tengo a Cristo en mi corazón, y eso es lo que importa", comparte.
Solo uno, Marvin Orellana, de la Unión del Cambio Nacional (UCN), dijo que no cree en ningún ser supremo, aunque en sus declaraciones se contradice: "Las religiones nos dividen; lo más importante es creer que Dios es el salvador de todos y que nos tenemos que amar los unos a los otros".
También hay legisladores que aseguran que combinan diferentes credos, como Otilia Lux, representante indígena, y Christian Boussinot, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE). Éste cuenta que nació católico, pero no tiene ningún empacho en asistir a diferentes cultos.
De los 158 diputados al Congreso, 25 no fueron consultados, por diferentes razones: no contestaban el teléfono, no llegaron a trabajar o simplemente prefirieron no hablar sobre su inclinación religiosa.
Los más devotos
Los diputados de las bancadas del Partido Patriota (PP) y del Frente Republicano Guatemalteco (FRG) son los que más se confiesan creyentes —más del 90 por ciento—.
Les siguen la UNE y la opositora Gran Alianza Nacional (Gana).
En el primer bloque prevalecen los católicos, y en el segundo la mayoría dice ser evangélica. Es más, en el partido liderado por el general Efraín Ríos Montt, "la Biblia es uno de los manuales que usan y siguen para gobernar".
Luis Fernando Pérez, subjefe del bloque del FRG, cuenta que asiste de manera regular al templo Verbo, en donde escucha la palabra de Dios, la cual lo fortalece.
Católicos y evangélicos
Dentro del grupo de los que son católicos se aprecian pequeñas diferencias, especialmente entre las bancadas mayoritarias, con 44 por ciento en la UNE y 56 por ciento en el PP.
Todos los diputados de izquierda que pertenecen a la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) y Encuentro por Guatemala (EG) también dicen que pertenecen a esta religión.
Le sigue el Centro de Acción Social (Casa), con dos de sus tres miembros; la mitad de la Bancada Guatemala (BG) y cuatro de los seis unionistas que integran la bancada.
Los bloques con más cristianos evangélicos, con base en el número de personas consultadas, son: FRG, UNE, Gana, PP, BG, Líder, UCN y UD.
Juan Chun, de la Gana, afirma: "Soy evangélico metodista, y asisto a la iglesia Cristo Vive, en Momostenango, Totonicapán".
Prácticas religiosas
El 20 por ciento de los encuestados coincidió en que, por sus actividades parlamentarias, no tiene tiempo para asistir al culto o a la iglesia.
Elsa Cu, de la UNE, es evangélica. "Mi familia ha seguido siempre esta doctrina, pero no puedo estar de lleno cada ocho días en el templo; no siempre se puede", justifica.
Otros parlamentarios manifestaron que, a pesar de tener muchas ocupaciones, asisten todos los domingos al servicio religioso con su familia, tal es el caso del presidente legislativo, Roberto Alejos, de la UNE.
"Estoy congregado en la Iglesia San Martín de Porres, y asisto, sin falta, todos los domingos, con mi familia, a escuchar la palabra de Dios", refiere.
Jorge Méndez Herbruger, de la Gana, asegura que también asiste regularmente a la iglesia. "Soy católico, apostólico y romano desde antes de nacer, y practico mi religión".
Otro laico comprometido es Ferdy Noé Berganza, de la UNE, quien asegura que asiste a escuchar misa dos veces por semana. "Cuando estoy en Chiquimula, me gusta ir a la catedral con mi familia", cuenta.
Informe especial
Según el informe elaborado en España por el Instituto de Iberoamérica de la Universidad de Salamanca, la religiosidad se encuentra estrechamente relacionada con la opinión de los diputados electos sobre aspectos tales como el aborto.
En agosto del año pasado, encabezados por el presidente del Congreso, 71 diputados firmaron el llamado Libro de la Vida, un documento en el que se comprometieron a defender la vida, desde la concepción hasta su término natural, a pesar de la presión de grupos de mujeres en favor del aborto, quienes se apostaron frente al Legislativo.
Reflejo de la sociedad
Lo que pasa en el Congreso respecto de creencias religiosas es un reflejo de la sociedad guatemalteca.
El informe anual sobre libertad religiosa 2008, del Departamento de Estado de Estados Unidos, da cuenta de que la demografía religiosa ha cambiado de manera significativa durante las décadas recientes, influida por presiones políticas y sociales.
Históricamente, el país fue abrumadoramente católico romano; sin embargo, debido, en parte, a esfuerzos activos proselitistas, han florecido grupos evangélicos.
El informe es claro en que no hay ningún censo oficial de afiliación religiosa; sin embargo, indica que la Conferencia Episcopal de Guatemala calcula que el 65 por ciento de la población es católico.
La Alianza Evangélica, organización oficial que agrupa a los protestantes, estima que del 35 al 40 por ciento de la población pertenece a esa religión.
Una encuesta efectuada en 2006 por Latinobarómetro arrojó que los católicos ocupan el 56.9 por ciento de la población, y los evangélicos, el 30.7 por ciento.
En el país también existen bautistas, presbiterianos, luteranos, episcopales y adventistas del séptimo día, así como seguidores de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (mormones) y testigos de Jehová. Los judíos —aproximadamente dos mil— y los musulmanes residen, principalmente, en Ciudad de Guatemala.



¡Obtén la mejor experiencia en la web!
Descarga gratis el nuevo Internet Explorer 8
http://downloads.yahoo.com/ieak8/?l=e1