domingo, 22 de abril de 2007

Una reflexión sobre los eventos en Virginia.

Queridos hermanos y amigos:

Queria enviarles una nota sobre algunas reflexiones personlaes sobre los eventos que sucedieron casi una semana atrás en Virginia, donde mas de treinta familias sufrieron el inexplicable dolor que se siente cuando algo así sucede. Es pequeña:

1. Sucedió en el pais que se supone es el mas rico de mundo. Es decir, un lugar con capacidad económica suficiente para abordar retos de cuidado convivencial entre gente diversa en sus universidades. Sin embargo, parecería ser viendo este caso, que el problema de paises poderosamente económicos no es el de falta de recursos para sanear las infraestructuras de sus centros educativos (casa que pueden hacer si quieren), sino que es de caracter interior, con factores humanos.

2. El joven que decidió tomar la justicia por su mano y a su manera, tuvo acceso libre para comprar armas de fuego, como quien va a comprar chocolotes en una tienda de la esquina. Algo que me cuesta entender, sobre todo cuando nunca se sabe para que se van a utilizar. Los que hemos hecho el servivio militar sabemos del poder que tiene las armas.

3. Este hombre fué un imigrante Coreano, que de acuerdo a compañeros suyos en colegios anteriores, sufrió la angustia constante de la burla y el sarcasmo por su pronunciación del idioma inglés. Los que conecémos a gente asiática que ha emigrado a paises occidentales, sabemos de la dificultad que esta gente tiene para aprender nuevos idiomas. Pienso que hay que medir siempre lo que es la diferencia entre una broma y el sarcasmo. La broma no es agresiva, el sarcasmo sí. En Noruega, cuando hace algunos años se detectó este problema del sarcasmo, inmediatamente empezó una campaña liderada por el Primer Ministro para contarrestar esa nueva forma de destruir. La campaña no ha sido solo demagógica sino real, con nuevos presupuestos para el sector pedagógico, para que se analice el problema y de allí, se busquen soluciones. Sé que ningún esfuerzo positivo puede garantizar resultados a favor, pero creo que ayudan, y mucho.

4. Este hombre se sintió muy aislado, o, se aisló. Cosa que a menudo se hace como una estrategia personal que evite la vulnerabilidad ante otros. El problema del aislamiento es su soledad y la falta de ayúda. Uno pasa a creer, o nos hacen creer, que las soluciones están en uno mismo y dependen de uno mismo. A esto se le llama individualismo. Y si no hay soluciones, a menudo el proceso termina en tragedia. Este hombre no era un criminal abesado, mas llegó a a ser un criminal en potencia y luego real.

5. Este hombre creyó en la violencia como fín y como medio. No distinguió entre culpables e inocentes, acabando así con la vida de compañeros que tal vez incluso se interesaban en él. La violencia ciega, siempre ciega.

6. La vidas acabadas ya no estarán entre nosotros. La vida, que cara que es. Si tan solo la valoriamos, no solo cuando se trate de la nuestra o de los nuestros, sino la de los demás, incluso la de los enemigos.

Mi oración es que ojalá no vuelva a suceder. Que Dios en su gracia nos siga guardando, y que podamos seguir trayéndo luz en los rinconcitos donde estémos.

Un abrazo,
Ps Israel Mandujano

1 comentario:

Ps. Pablo Espinoza dijo...

Apreciado Israel,

Terminas tu reflexión diciendo "ojalá que esto no vuelva a suceder". Tengo malas noticias para ti. Esto sucede dos o tres veces al día en Irak, y muy a menudo en otras partes del mundo, provocada por personas que están enfermas de ambición desmedida y no tiene la misma publicidad. Madres que van todos los días al mercado y no vuelven más, padres que van todos los días a trabajar y no vuelven más, niños que van todos los días a la escuela y no vuelven más, todos los días novias que se quedan con el ajuar hecho esperando al amado que acaba de morir en un atentado. Que triste que se magnifique y publique tanto sobre lo que pasa en USA o en Europa y no lo que esta pasando día a día en otros lugares,¿verdad?


Pablo Espinoza