domingo, 16 de diciembre de 2007

Debate Presidencial EE:UU: Guerra Santa entre Mormones y Cristianos


viernes 14 de diciembre de 2007


Estados Unidos-. (AGENCIALAVOZ) Mike Huckabee ha generado gran controversia al atacar a su opositor el mormón Mitt Romney, al afirmar en una entrevista que los mormones creen que Jesús y Satanás son hermanosLos debates entre los aspirantes a la candidatura presidencial de los Estados Unidos en el 2008 se ha convertido en toda una guerra santa, en donde los candidatos utilizan su fe y sus creencias para ganar adeptos y para atacar a sus opositores.En esta contienda electoral Mike Huckabee, ex gobernador de Arkansas y ex pastor bautista, ha sabido ganarse el favoritismo de la gente al combinar majestuosamente el humor sutil con posiciones sólidamente cristianas. Lo cual ha sido una gran estrategia, teniendo en cuenta que es un Estado en donde los evangélicos conforman el 40% del electorado republicano.Como resultado, Huckabee domina claramente los sondeos locales y amenaza cada vez más al favorito, Rudolph Giuliani, ex alcalde de Nueva York. Pero el más amenazo por el ascenso de Huckabee es Mitt Romney, quien de ganar las elecciones se convertiría en el primer presidente mormón de los Estados Unidos.Aunque Rommey afirma que su religión no influirá en la decisión del pueblo a la hora de hacer su elección, es evidente que entre más información conozcan los votantes evangélicos sobre la religión que practica Rommey, más apáticos serán ante sus promesas políticas.Mike Huckabee recientemente en una entrevista publicada en New York Times Magazine, afirmó que los mormones creen que Jesús y Satanás son hermanos, una denuncia que lógicamente ha generado gran controversia.Según Associated Press, para clarificar estas alegaciones, entrevistó a Kim Farah, una portavoz de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días [Church of Jesus Christ of Latter-day Saints (LDS)], quien afirmó que tal afirmación es pronunciada usualmente por personas que desean manchar las creencias mormónicas.En su informe AP señala que Farah evadió la pregunta directa de si creían o no los mormones que Jesús y Satanás eran hermanos, al responder que «creemos, al igual que otros cristianos y como Pablo escribió, que Dios es el padre de todo. Por tanto, que todos los seres fueron creados por Dios y son sus hijos espirituales. Cristo, por otro lado, fue el único engendrado en persona y nosotros lo veneramos como el hijo de Dios y el Salvador de la humanidad. Satanás es justo lo contrario de lo que es Cristo y lo que Él significa».Pero el sitio oficial de la iglesia de LDS, expone de una manera más explícita la relación de supuesta hermandad entre Jesús y Lucifer.«Primeramente al escuchar la doctrina de que Lucifer y nuestro Señor Jesucristo son hermanos puede sorprender a algunos», expone la página Web. «Pero las escrituras y los profetas afirman que Jesucristo y Lucifer son verdaderamente criaturas de nuestro Padre Celestial y por lo tanto, hermanos en espíritu. Jesucristo estuvo con el Padre desde el principio. Lucifer, también, fue un ángel que “tuvo autoridad en la presencia de Dios” un “hijo de la mañana” (Isaías 14:12). Tanto Jesús como Lucifer fueron líderes fuertes con gran conocimiento e influencia. Pero por ser Jesús el Primogénito del Padre, es considerado el hermano mayor de Lucifer (Col. 1:15)».Ante la controversia generada por la afirmación de Huckabee, Rommey expresó recientemente en una entrevista con el programa Today de NBC, que al «atacar la religión de una persona se está yendo muy lejos» y agregó que «esa no es la manera de actuar de los americanos, y pienso que la gente va a rechazar eso».Los debates entre Mike Huckabee y Mitt Romney continuaran, pero al final serán los votantes quienes decidirán si el próximo presidente de los Estados Unidos será un cristiano o un mormón.

1 comentario:

Cazamentiras dijo...

Me llama la atención que una nación, siendo independiente, siendo una potencia... y un semillero de malas costumbres, realmente se deje guiar por sus apreciaciones de religión. Bueno, no me ha de extrañar si su dinero, que imprime el Gobierno de los Estados Unidos lleva la leyenda: "En Dios Confiamos"