miércoles, 13 de enero de 2010

[aequus] CHILE: Sebastián Piñera realiza 30 compromisos con la comunidad evangélica

 

CARTA ABIERTA AL MUNDO CRISTIANO EVANGÉLICO

A principios del siglo XX, los cristianos no católicos no superaban el 1% y correspondían, en su gran mayoría, a inmigrantes extranjeros. Hoy representan casi el 16% de nuestra población: Más de 2,5 millones de chilenos profesan la fe Evangélica.

Pese a su creciente importancia en la vida nacional, la lucha por la igualdad y el reconocimiento del pueblo evangélico y protestante no fue nada de fácil. Muchas veces debieron soportar la persecución y discriminación. Frente a ellas, sus pastores y fieles recurrieron siempre al diálogo constituyendo un ejemplo para millones de compatriotas.

Si bien con la Constitución de 1925, el Estado chileno abandonó su carácter confesional y pasó a ser un Estado laico que garantizó el libre ejercicio de todas las creencias y cultos, la preeminencia de la Iglesia Católica dentro del Estado siguió presente durante gran parte del siglo XX.

No fue hasta 1999, con la dictación de la Ley de Cultos e Igualdad Religiosa, y 2005, cuando se estableció el 31 de octubre como el Día Nacional de las Iglesias Evangélicas y Protestantes, que la sociedad chilena comenzaría a saldar la deuda pendiente que arrastraba con el pueblo evangélico y otros credos minoritarios. Sin embargo, todavía queda mucho camino por recorrer.

Siempre he apreciado la valiosa labor que desarrolla el mundo Cristiano Evangélico en nuestro país. Por su valiente y entusiasta difusión de la palabra de Dios y por su fecunda labor acompañando a los que más sufren. He visto a sus pastores, dorcas y fieles reconfortando a los enfermos en los hospitales, a los presos en las cárceles y rehabilitando a niños y jóvenes del drama de la drogadicción y la delincuencia.

Creo firmemente en la libertad de conciencia, la libertad de culto y la igualdad religiosa. Ustedes y yo compartimos la fe y los valores cristianos. Por estas razones, y teniendo plena conciencia de nuestra naturaleza de hijos de Dios, quiero presentarles estos 30 solemnes compromisos.
Un abrazo fraterno,

SEBASTIAN PIÑERA

 

Una efectiva igualdad religiosa:

 1.      Si bien la libertad religiosa en Chile se encuentra consagrada en diversos cuerpos legales y reglamentarios, el desafío pendiente consiste en asegurar la plena igualdad entre los distintos credos. En nuestro gobierno todos los credos, incluyendo la Iglesia Evangélica, tendrán el mismo trato que la Iglesia Católica.

 

2. Aseguraremos la igualdad de culto en las Fuerzas Armadas, permitiendo que sus miembros puedan profesar libremente la religión que elijan. No queremos que se repita lo sucedido tras la tragedia de Antuco, en que si bien muchos de los conscriptos fallecidos eran evangélicos, el protocolo exigía la realización de ritos católicos.

 

3.Garantizaremos la igualdad de oportunidades entre los distintos credos en el acceso a donaciones y benefi­cios tributarios.

 

4.Promoveremos que los pastores sean incluidos dentro del protocolo gubernamental y de la sociedad civil, como actores válidos y fundamentales.

 

5.En pos de la igualdad y respeto entre credos, recu­peraremos como sitio de interés histórico el Patio de los Disidentes en el Cementerio General, que hace 150 años alberga a no católicos

.

6.Daremos asesoría y capacitación para la construcción de los templos que las distintas entidades religiosas requie­ran, así como de lugares especiales de reunión, formación y asistencia social.

 

7.Facilitaremos la instalación de medios de comunica­ción que permitan transmitir el mensaje evangélico.

 

8.Aseguraremos la igualdad de culto dentro de la sala de clases, permitiendo la enseñanza de religión evangélica a los alumnos que así lo requieran en todos los establecimientos no confesionales que reciban aportes del Estado.

 

Apoyo gubernamental a las entidades religiosas:

9.Respetando la plena autonomía de las Iglesias Evan­gélicas, velaremos porque la Oficina de Asuntos Religiosos cumpla eficazmente su rol. Esto es, ayudar a la correcta implementación de la Ley de Cultos e Igualdad Religiosa y sus Reglamentos, de acuerdo con las necesidades de la vida social.

 

10.Propiciaremos el diálogo permanente de las autorida­des de Gobierno –tanto nacionales como regionales y locales– con las organizaciones que representan al Mundo Evangélico.

 

11.A través de la Oficina de Asuntos Religiosos, asesorare­mos a las distintas congregaciones o asociaciones que quie­ran constituirse como iglesia o entidad religiosa, en especial en lo relativo al proceso de obtención de personalidad jurídi­ca y agilizaremos los trámites requeridos para ello.

 

12.Aseguraremos el acceso y la participación de las Iglesias Evangélicas, de manera consultiva, en aquellas iniciativas gubernamentales de carácter social y valórica de su incumbencia.

 

13.Permitiremos que las entidades religiosas participen, en igualdad de condiciones, en la ejecución de las políticas públicas de alto impacto social diseñadas por el Estado, apoyando la labor que realizan organismos como el Conace, la Conadi, el Consejo de la Cultura y las Artes, los ministerios de Educación, Salud, Justicia y Mideplan, entre otros.

 

14. Realizaremos las gestiones necesarias para que las entidades religiosas puedan recibir aportes públicos y do­naciones privadas que les permitan desarrollar sus labores sociales de manera más eficaz.

 

15.Coordinaremos, fortaleceremos e impulsaremos el trabajo conjunto de los gobiernos locales y las congregaciones religiosas en materia de prevención y rehabilitación de perso­nas que han caído en la droga, el alcohol o la delincuencia.

 

16.A diez años de la promulgación de la Ley Nº 19.638 ("Ley de Cultos e Igualdad Religiosa"), modificaremos las normas que necesiten ser actualizadas e incluiremos en su regulación aquellas materias que no fueron reguladas por la Ley.

 

 

Promoción de la educación y formación religiosa:

17.Permitiremos que los títulos otorgados por los Semina­rios e Institutos Teológicos sean reconocidos por el Estado y tengan validez como título profesional, siempre que cumplan con los estándares, normas y aplicaciones técnicas de la Aso­ciación de Seminarios e Instituciones Teológicas (ASIT).

 

18.Los títulos y grados académicos que otorguen los Seminarios e Institutos Teológicos serán válidos para realizar postgrados en las universidades chilenas.

 

19.Incluiremos en la Ley General de Educación (LGE), una norma similar al desaparecido artículo 74 de la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE), que facultaba a las FFAA y de Orden a reconocer los estudios aprobados y los grados académicos obtenidos en instituciones o universidades extran­jeras, lo que permitirá convalidar títulos dictados por Institu­tos Teológicos Evangélicos fuera de Chile.

 

20.Autorizaremos a quienes posean títulos profesiona­les otorgados por estos Seminarios e Institutos Teológi­cos a desempeñarse como Mediadores Familiares habili­tados por el Estado.

 

21.Asesoraremos a los profesores de religión que aún no han convalidado los cursos en conformidad a la actual legisla­ción, para que sigan desempeñándose como docentes.

 

22.Apoyaremos la creación de centros de educación superior con la orientación valórica de las entidades que las impulsen, para la formación de profesores de religión.

 

23.Asesoraremos a las entidades religiosas en la funda­ción de escuelas y liceos particulares subvencionados de su orientación religiosa.

 

24.Propiciaremos, en los colegios que lo requieran, gru­pos pastorales de acuerdo al credo de los estudiantes, que permitan el crecimiento espiritual y la difusión de las distintas creencias, en un clima de diálogo y respeto.

 

25.Apoyaremos la construcción de la infraestructura necesaria para que en los establecimientos educacionales no confesionales que reciban aportes estatales puedan enseñar la doctrina evangélica a los alumnos que así lo soliciten.


Una legislación que proteja la labor de los evangélicos:

26.Impulsaremos las modificaciones necesarias al Código del Trabajo, a fin de que los pastores puedan ser contratados por su entidad religiosa, permitiéndoles acceder a los bene­ficios previsionales en materia de salud y de pensiones por vejez, invalidez o sobrevivencia.

 

27.Aseguraremos la participación de las Iglesias Evangéli­cas e instituciones ligadas a este credo en los beneficios tri­butarios que otorga la Ley 19.885, de Donaciones con Fines Sociales, en igualdad de condiciones con otras instituciones y la inclusión de las entidades evangélicas dentro de los bene­ficiarios de las donaciones a las que se refiere el número 7° del artículo 31 de la Ley de Impuesto a la Renta.

 

Hacia una sociedad de valores. Asi queremos Chile

28.Reafirmaremos un compromiso total con el respeto a la vida, desde su concepción hasta la muerte natural. Rechazaremos la legalización del aborto en cualquiera de sus versiones, así como la eutanasia.

 

29.Propiciaremos normas y políticas públicas que apunten a proteger y fortalecer a la familia. Promoveremos, además, una visión de la educación sexual basada en el respeto por las personas, en coherencia con una visión integral del ser humano, consciente de su dignidad y trascendencia.

 

30.Fortaleceremos la institución del matrimonio, cuya naturaleza y esencia es la unión entre un hombre y una mujer que se complementan para formar una familia.

 

 

 

 

 

 




¡Obtén la mejor experiencia en la web!
Descarga gratis el nuevo Internet Explorer 8
http://downloads.yahoo.com/ieak8/?l=e1

__._,_.___
Adquiere el video de la Cuarta Conferencia Anual de Funcionarios y Servidores Publicos Evangelicos, en el Congreso de la Republica.
Escribe al mail: servidoresdelestado@gmail.com

Ud. puede ver estas noticias y hacer sus comentarios en: http://aequusblog.blogspot.com/
Trabajamos para fortalecer el liderazgo de la Comunidad Evang�lica

.

__,_._,___