domingo, 22 de febrero de 2009

Discriminación religiosa en Universidad Nacional del Callao



Lima - Perú, (ORBITA).- Ante la reiterada e injustificada negativa de las autoridades universitarias a sus solicitudes de programar los dos últimos exámenes de titulación profesional sin colisionar con sus principios religiosos, un joven miembro de la Iglesia Adventista del Séptimo Día y Bachiller de la Facultad de Ciencias Administrativas de la Universidad Nacional del Callao ha interpuesto una Acción de Amparo contra dicha casa de estudios alegando la violación de sus derechos constitucionales y humanos a la igualdad, a la libertad religiosa, a la educación y a la identidad.

El estudiante Raúl Atauconcha es miembro de la Iglesia Adventista que tiene como uno de sus preceptos el dedicar los días Sábados al culto religioso. "No se trata de pedirle permiso al pastor o a la iglesia, sino de una cuestión de ser fiel a mi propia conciencia, yo no causo daño a nadie al adorar a Dios de acuerdo a mi fe" señaló. La universidad había programado sus exámenes de titulación profesional para los días viernes y domingo pero intempestivamente cambió las fechas para jueves y sábado y se negó a buscar una solución intermedia que no obligue al estudiante a elegir entre titularse como profesional o renunciar a sus principios religiosos.

Marco Huaco, abogado del caso y especialista en casos de libertad religiosa y de conciencia, informó que a pesar de la intervención de la Defensoría del Pueblo solicitando a la Universidad que tome medidas para respetar la identidad religiosa del estudiante y su derecho a la educación, el asunto no pudo solucionarse amistosamente. Según dijo, la irrazonable negativa del Rector y el Decano de la facultad de Ciencias Administrativas a cumplir con su obligación de buscar una "acomodación razonable" que armonice los derechos de ambas partes "no sólo significa una violación de los derechos constitucionales de Raúl Atauconcha sino que también podría implicar la comisión del delito de discriminación religiosa tipificado en el artículo 323 del Código Penal, debido a las características del caso".

Cabe señalar que los casos de exclusión e intolerancia contra miembros de la iglesia adventista en el Perú vienen siendo reiterados en los últimos años sin que la situación tenga visos de solución. Documentalmente constan el de una estudiante de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos del último año de estudios que se vio obligada a demandar a su Facultad pero se desistió de la acción debido a la lentitud del Poder Judicial y tuvo que matricularse nuevamente perdiendo un año de estudios. Durante el mismo año 2006 dos universitarios adventistas también sufrieron trato discriminatorio y en el 2005 lo mismo ocurrió con un estudiante de una universidad privada, pero a pesar de que en todos estos casos la Defensoría del Pueblo intervino a favor de los jóvenes (Oficios Oficio 073-2005-DP/AAC, 1026-2006-OD-LIMA/DESC y 07-2006-DP/AAC) no hubo resultados positivos. Como consecuencia algunos de ellos perdieron el año de estudios y su posición descendió en el ranking académico.

En el año 2002 el caso de un trabajador adventista de un hospital público llegó hasta consideración del Tribunal Constitucional (Exp.895-2001-AA/TC) el que emitió fallo a favor del demandante en una importante sentencia con carácter de precedente vinculante en el ámbito judicial. Marco Huaco apuntó que desafortunadamente estos casos son sólo muestras representativas de los numerosos hechos de discriminación contra minorías religiosas que suceden en el Perú, por lo que PROLIBRE -institución que preside- estará solicitando a la Defensoría del Pueblo y la Comisión de Derechos Humanos del Congreso de la República que intervengan de manera más amplia sobre esta problemática.